fbpx
29/09/2022

La tecnología médica revoluciona cada día, esta vez a través de un ventilador portátil de bajo costo destinado a mejorar el tratamiento de la COVID-19. Lo novedoso de este implemento es que cuenta con tecnología de origami impresa en 3D, que es parte de la matriz del ventilador.

Los investigadores de la Universidad Simón Fraser, de Burnaby, Canadá, aplicaron un plegado del origami, para crear tecnologías imprimibles en 3D con el fin de ayudar en la lucha contra la COVID-19 y ayudar a los médicos a identificar y diagnosticar diversas condiciones de salud. “En nuestro ventilador de origami portátil, más del 95% de los componentes se pueden imprimir en 3D, por eso es realmente rentable”, dijo Woo Soo Kim, profesor asociado de la Facultad de Ingeniería de Sistemas Mecatrónicos de la SFU, quien dirigió el trabajo. “Otros ventiladores portátiles pueden costar más de 2.000 dólares, pero nuestro ventilador impreso en 3D se puede producir por unos 200 dólares”.

El ventilador es impulsado por un tubo de origami impreso en 3D patentado, diseñado para ayudar a la respiración de una persona contrayendo de manera confiable el tubo, en lugar de comprimir una máscara de válvula de bolsa convencional (BVM), lo que reduce el tamaño total del respirador asistido con aumento de resistencia mecánica. El diseño impreso en 3D y los materiales livianos también reducen los costos de producción. Su diseño pequeño y liviano, combinado con bajos costos de producción, hace que el ventilador portátil sea útil para tratar pacientes con COVID-19 o pacientes que necesitan un dispositivo compacto y transportable fuera de los entornos hospitalarios, como hogares de cuidados a largo plazo o en áreas rurales remotas y países en desarrollo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.