fbpx
27/11/2022
MINSA-Meta-en-mercados

En la primera fase de la pandemia se dio el abordaje de los mercados de abasto, iniciativa conjunta MINDEF[1] – MINSA, que permitió intervenir uno de los principales focos de expansión del COVID. En ese contexto se diseñó la denominada “vigilancia centinela”[2], priorizando la intervención en 24 mercados, la mayoría de Lima y algunos en regiones. Debido a la potencialidad de esta acción, MINSA[3] y MEF en el marco del Plan de Incentivos Municipales, iniciamos el diseño de una Meta[4] para fortalecer las medidas de prevención frente al COVID, que ingresó de forma extraordinaria en el esquema de incentivos 2020 y se amplió al 2021, pasando de un año a otro de 157 a 187 distritos, y de 1851 a 2372 mercados monitoreados[5] para que implementen adecuadamente las medidas establecidas.

Los municipios se involucraron más en la lucha contra la pandemia y conformaron equipos para tal fin entre las áreas involucradas, y desde la Dirección de Promoción de la Salud del MINSA y sus pares regionales desarrollamos la gestión de la asistencia técnica, el monitoreo y la evaluación del cumplimiento, consolidando un equipo central y desplegando cerca de 208 monitores capacitados de las DIRESAS en todo el país.

Este abordaje permitió y permite: a) ampliar y mejorar el alcance de la responsabilidad de los municipios en los mercados de abasto, no solo frente al COVID, sino en temas conexos como orden e higiene; b) involucrar a un grupo clave como son las dirigencias y comerciantes de los mercados, en las estrategias de salud; c) ligar a los mercados de abasto a los planes de prevención y vacunación contra el COVID; d) generar una amplia acción de participación y salud comunitaria en un espacio antes cerrado para tales fines; e) fortalecer a la autoridad local de salud en relación a las situaciones que se dan en los mercados de abasto, ya que desde el 2022 los centros de salud se involucran en el seguimiento de medidas y capacitación nutricional; e) incorporar en el MINSA el relacionamiento con los mercados de abasto desde la promoción de la salud, ya que antes sólo se daba desde la vigilancia de la inocuidad alimentaria a cargo de DIGESA; f) actualizar el registro Nacional de Mercados de Abasto (RENAMA) y dotar a los gobiernos locales de información en tiempo real de la situación de éstos.

El salto cualitativo de la Meta 6 se da en su diseño para el 2022, año en el que se incorporan las medidas de promoción de la alimentación saludable ahora en 245 distritos llegando a 2461 mercados en las ciudades con mayor población del país. Es decir, el MINSA y las DIRESAS tienen la ventana de oportunidad para incidir directamente en la modificación de comportamientos alimenticios en este gran espacio de interacción ciudadana, desde los equipos de acción comunitaria de promoción de la salud y desde los centros de salud del territorio.

Las principales medidas de promoción de alimentación saludable, además de las referidas a higiene, adecuada distribución de espacios y prevención del COVID, son: 1) Difusión de mensajes informativos en alimentación saludable tanto por parlantes, letreros, paletas y volantes; 2) señalización de puestos que expenden alimentos ricos en hierro para prevenir la anemia en niños y niñas; 3) capacitación a las dirigencias y a los comerciantes en alimentación saludable y cuidado de la salud; 4) implementación de al menos un stand gestionado por el mercado que promueve e informa sobre alimentación saludable a los consumidores; 5) contar con puestos que expenden jugos de fruta y ensaladas de verduras en su oferta alimenticia; 6) destinar alimentos no vendidos a ollas comunes y comedores populares[6]; punto este último que se liga a una serie de medidas que se vienen dando en el país dirigidas hacia estos núcleos comunales.

El ingreso del MINSA a los mercados de abasto, desde una mirada de promoción de la salud, amplía el proceso de implementación de medidas a favor de la alimentación saludable que políticamente se enfocan en la implementación de los octógonos de las advertencias publicitarias, medida muy relevante, pero que es parte de un conjunto mayor de acciones. Asimismo, este ingreso refrescó[7] la perspectiva que desde el MINSA se tenía acerca del abordaje de los determinantes de la salud, perspectiva sustentada en lo teórico-normativo antes que en la movilización de los actores comunitarios clave del territorio y los gobiernos locales. Ahora con la Meta 4 se desarrolla el abordaje masivo comunitario de la anemia y con la Meta 6 la incidencia territorial en alimentación saludable, como responsabilidades en salud compartidas con los municipios.

Síntoma de los tiempos, es que la desubicación actual del MINSA ha debilitado el avance logrado desde el 2020 con el accionar del equipo de Meta 6 de la Dirección de Promoción de la Salud, equipo hoy desmembrado; ello a pesar de haberse incorporado acciones de la Meta 6 en el “Programa Presupuestal de Enfermedades No trasmisibles”, lo que le da sustento operativo y técnico. Se requiere financiamiento para un equipo central de 8 personas de diversas profesiones y 35 monitores responsables de articular con los municipios y establecimientos de salud en los 245 distritos involucrados y verificar el cumplimiento de las medidas, así como visión para entender la potencialidad de esta estrategia. El financiamiento para lo que resta del año no supera el millón de soles, suma que permitiría al MINSA fortalecer su accionar en el territorio y comunidad.

La Meta 6 del Programa de Incentivos es una estrategia de salud pública innovadora, que nació de una situación extraordinaria, permitiendo llevar salud a uno de los espacios clave en los que la comunidad se desenvuelve, abriendo posibilidades y extendiendo la responsabilidad de los municipios en salud. El discurso de virar hacia el fortalecimiento de la prevención y promoción todos los ministros y funcionarios lo repiten hace décadas, pero sólo será verificable si es que respaldan a los equipos y destinan los recursos básicos para ese tránsito inter gubernativo y multisectorial. Si eso no sucede ya, el MEF no la considerará el 2023.

[1] La insistencia del MINDEF fue clave para que el MINSA decida apoyar la intervención en los mercados de abasto. El ministro Martos del MINDEF jugó un rol clave y la decisión del ministro Zamora del MINSA de entrar a estos espacios.

[2] Priorización de 24 mercados de abasto de Lima, Arequipa, Chimbote y Chiclayo, para el tamizaje periódico del COVID a cargo del MINSA y la asistencia alimentaria a cargo del MINDEF.

[3] El diseño y gestión de las Metas del Programa de Incentivos del MEF en el MINSA está a cargo de la Dirección de Promoción de la Salud.

[4] Si bien en un primer momento se le encargó la gestión de esta Meta a PRODUCE, el enfoque de este ministerio no era el idóneo para una situación como la que se atravesaba.

[5] Se desarrollan evaluaciones aleatorias que llegan alrededor del 40% de todos los mercados de los distritos involucrados.

[6] Esta acción se da a través del registro de Ollas y Comedores que se gestiona desde el MIDIS con los municipios.

[7] La Meta 6 además tiene correspondencia en los objetivos y acciones planteadas en la Política Nacional Multisectorial de Salud.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *